Lesbianas calientes

Lesbianas calientes

Alicia y Mariana son dos perras, dos putas cachondas que cada vez que follan no paran hasta hacerse llegar al orgasmo al menos unas tres veces. Se conocieron cuando solo tenían quince años y eran ambas vírgenes, nunca había sentido placer en sus chochos, nunca les habían lamido las tetas, nunca habían llegado a un orgasmo. Se conocieron y se gustaron, sin saber siquiera que eran lesbianas, pasaban tiempo juntas, dormían juntas algunos fines de semana, estudiaban juntas y cuando tocó que hablaran de sexo, que vieran unas pelis con alto contenido erótico, las cosas empezaron a fluir entre este par de lesbianas guarras. Vieron una peli lésbica y desde ahí empezaron a fantasear la una con la otra, a ducharse y masturbarse imaginando que follaban, imaginando que se comían los chochos con locura, que se metían los dedos en la vagina.


Una noche Alicia se quedó a dormir en casa de Mariana y abrazadas, como de costumbre, se atrevió a decirle “tú me gustas”, luego vinieron los besos, las caricias en la espalda, en el cabello, después en el culo, en las piernas, y se empezaron a desvestir lentamente. Cuando se quitaron las camisetas y sus tetas quedaron descubiertas, tímidamente empezaron a lamérselas, a succionarse los pezones, se calentaron y luego se quitaron las bragas, empezaron a frotarse los chochos, a meterse los dedos en la vagina, a frotarse los clítoris, empezaron a follar y sintieron lo delicioso que es el sexo. Desde entonces son dos lesbianas guarras que cuando follan se tragan las tetas, los chochos, se devoran completamente, se follan como si nunca más se pudieran volver a follar. Qué par de lesbianas, coño, qué tías tan calientes y deliciosas.

Con un par de lesbianas tan excitadas, cualquier video porno es un éxito, una bomba, una invitación al mejor polvo, a una paja, una invitación ara hacer un trío con dos tías muy cachondas con ganas de follar salvajemente, con ganas de gozar del sexo, con ganas de fornicar una y otra vez, follar y follar, como dos perras hambrientas, como dos putas golosas, coño, con dos lesbianas así yo haría fiestas todas las noches, después de llegar del trabajo me entregaría plenamente al placer con ella, al sexo. Alicia y Mariana son capaces de provocar los mejores polvos, los mejores orgasmos, Alicia es una experta mamadora de pollas y Mariana es deliciosa con el sexo anal, el griego es su pose preferida, que le rompan el culo es lo que más le gusta.

Este par de lesbianas es para no olvidarse, Alicia la perra y Mariana la guarra, dos putas de temer, dos perras cachondas capaces de incendiar todas las camas, de darle placer a todas las pollas y a todos los chochos que se ponen frente a ellas.