La lujuria hecha mujer

La lujuria hecha mujer

Si existe en el mundo una mujer que encarne a la lujuria y el deseo, esa sería Celeste, una perra que cuando camina, cuando se sienta, cuando va, cuando viene, cuando compra, cuando se baña, cuando habla por teléfono y hasta cuando duerme, destila lujuria por sus poros, por los ojos, por las tetas, por el culo, por sus manos, coño, qué hembra tan rica, tan caliente, qué zorra para más deliciosa, más guarra, coño. Suculenta. Tú la ves y ya quieres estarle comiendo la boca, las tetas, o tener la polla caliente y erecta cerca de sus labios, para que se la coma, para que la saboree, para que la disfrute, para que la succione, coño, qué rica es esta perra, es la tentación andante.

Tanto así que más de un casado ha cometido infidelidad por irse a echar un polvo con esta perra, porque no tiene pinta de lujuriosa y enferma, es más bien hermosa, sutil, deliciosa, y tiene algo contenido en sus ojos, parece estar llena de deseo y uno quiere tenerla desnuda, sentada en la polla, sintiendo el pene hasta el fondo, entrando y saliendo, sintiendo lo rico que se siente follar, el sexo, la lujuria, la pasión. Lo mejor de todo es que Celeste cada vez que se entrega lo hace con toda pasión, atiende a todos sus clientes con mucha intensidad. Culoncita, tetona, cachonda, qué rica puta, coño, merece más de una polvo, putamadre, merece que la follen la noche entera una y otra vez. La lujuria andante, no hay duda, la pasión hecha mujer, el morbo encarnado en esta perra.

Es la lujuria andante, la lujuria caminando, meneando el culito, mostrando ese hermoso trasero que tiene. Erguida, altiva, realzando las tetas preciosas que compró con esfuerzo, esas tetas que se pagó gracias al dinero que ganó follando, mamando las pollas, disfrutando del sexo como una guarra. Hizo dinero y obtuvo los orgasmos que necesita. Sí, esta perra necesita orgasmos a diario, si no consigue tres todos los días se pone histérica, reniega, se enfada fácilmente. Siempre tiene que tener sus tres orgasmos para sentirse tranquila, para estar contenta.

Es imposible no desear a esta perra, en cuanto uno la ve la polla se te erecta y quieres darle por atrás estarla nalgueando, estarle rompiendo el culito o lamiéndole las tetas, saboreando sus hermosos pezones, estar saboreando sus labios. Qué rica es esta perra, coño, yo la nombraría la mejor perra del mundo, porque solo con verla se despierta la lujuria, el deseo, solo conv erla uno quiere estar follando, fornicando, en medio de una fiesta de sexo con esta perra.

Conectate y mira todas las chicas que quieras follando a través de su WEBCAM .